Frase Maya Angelou

El pasado 5 de junio tuve el honor de ser madrina de la III promoción del Master de Dirección y Gestión de Personas de la Escuela de Relaciones Laborales de A Coruña. Les comentaba a mis “ahijados” que era  de lo más bonito que me había ocurrido profesionalmente. Me sentía ilusionada con el hecho de  que en algún sentido pudiesen ver en mí un espejo donde mirarse o una guía para su futuro profesional.

Durante la lectura del discurso estaba muy nerviosa y me temblaban las manos. Muchísimo más nerviosa que cuando imparto cualquier formación… Creo que fue el hecho de intentar abrirme emocionalmente a ellos y hablar de mis sentimientos lo que me hizo temblar, en parte, de una gran emoción.

Para elaborar el discurso estuve pensando en actitudes que debían cultivar y que les ayudarían en todos los aspectos de su vida. Y de ahí salió el plan CHILE. C de confianza. H de humildad. IL de ilusión y E de esperanza.

Aquí os dejo lo que les escribí:

C de Confianza. Confiad en vosotros mismos. Tenéis la formación, tenéis la capacidad y tenéis la ayuda de vuestros compañeros, de los docentes que habéis tenido, y de la escuela que será siempre vuestra casa. Estáis totalmente preparados para asumir responsabilidades así que por favor, que nunca os paralice el miedo ni la falta de confianza. Si os sentís inseguros para realizar algo, probad a retaros a vosotros mismos y la gratificación que obtendréis será insuperable.

H de humildad. Ahora y siempre. La humildad debe ser un valor que transmitáis y que valoréis en los demás. Las personas humildes generan buen ambiente y consiguen de una manera mucho más rápida y eficaz la confianza e involucración de los demás. Yo estoy completamente segura que la humildad va de la mano del éxito personal. La madre Teresa decía que  “la humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitir a los demás descubrirlas…”

IL de ilusión. Trabajad con ilusión. Relacionaros con ilusión. Aprended con ilusión. Y compartid con ilusión. La ilusión es contagiosa y es un elemento impulsor del buen clima en las organizaciones. Buscad al niño que un día fuisteis e integrar su  brillo en los ojos en cada cosa que hagáis. A veces el resultado no será el esperado, pero la ilusión os permitirá afrontar nuevos retos de manera positiva y no rendiros nunca.

E de esperanza. Habrá momentos difíciles, y días, y semanas e incluso meses. Es probable que toquéis fondo en algún momento, yo lo hice varias veces. Pero tengo el convencimiento que las adversidades y las dificultades son las mejores oportunidades de crecimiento y de aprendizaje y que si mantenemos la esperanza, siempre anticipan gloriosos momentos.

Os dejo también la foto del detalle que les hice. Una frase enmarcada de Maya Angelou que me pareció muy apropiada.

¿Os gustan las actitudes que he elegido para cultivar en nuestra vida?

 

Comentarios  / 2

  • Me gustan muchisimo esas actitudes! Muy de acuerdo con todo, y sobre todo la ilusión por el dia a dia y el trabajo que hacemos. Cuando se pierde, cuesta el doble avanzar, y pierdes la esperanza y la confianza y la jornada se hace cuesta arriba.

    • Pues sí, Paz. La ilusión es fundamental. No nos debemos olvidar que todos fuimos niños, y esa ilusión de los niños la vamos perdidendo con los años… pero a veces envejecemos antes mentalmente que físicamente. ¡Gracias por comentar! Besos

Deja un comentario

Tu dirección de e-mail no se hará pública. El campo Web es opcional